¿Cómo será el segundo semestre para la construcción?

La segunda mitad del año estará afectada por el dolar y las tasas, el sector de la construcción no es ajeno a ello.

Según un informe realizado por el diario La Nación las proyecciones para el tan mentado “segundo semestre” no son alentadoras. Tan solo podría echar mano a la promesa de que sus notas mejorarán en el futuro apoyado sobre dos espaldarazos recibidos el miércoles pasado: el directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) dio su visto bueno final para el envío de los primeros US$15.000 millones a la Argentina y la sociedad Morgan Stanley Capital International (MSCI) recalificó al país como mercado emergente.

Una simple comparación puede dar lugar a la posibilidad de ilusionarse con estas dos noticias, que aparecen como un respiro ante tanto dato negativo: según la consultora Eco Go, las acciones locales de los últimos tres países calificados como mercados emergentes subieron 38% en el año posterior al anuncio. Estos fueron los casos de Qatar (mayo de 2014), Emiratos Árabes Unidos (mayo de 2014) y Pakistán (junio de 2017). De pasar algo similar acá, se estima que podría llegar el 1% de los US$500.000 millones que tienen los inversores globales volcados en mercados emergentes.

En lo que respecta al sector de la construcción se pudo ver que la restricción financiera hizo que se recortara la obra pública, al tiempo que la obra privada también se ve impactada por un encarecimiento del crédito hipotecario y por una menor disposición de los bancos a prestar. Puede terminar el año con un crecimiento de solo 5%

La construcción es uno de los motores históricos de la economía. Este sector es muy procíclico y por eso se ve afectado por una reducción en el crecimiento, que, según la consultora Analytica -una de las más pesimistas en este aspecto-, pasará de una proyección de un alza de 2% a una caída de medio punto.

Rodrigo Álvarez, CEO de Analytica, comenta que se da una situación paradójica con la construcción, porque la venta de insumos sigue firme, ya que muchas constructoras están adelantando compras como una suerte de reserva de valor; pero a la vez, desde el punto de vista de la demanda final, se esperan varios meses de estancamiento. “Por el lado de la obra pública, se va a ralentizar el gasto y por el lado de la obra privada, la demanda final va a resultar golpeada, porque los créditos hipotecarios sufrieron mucho con el salto del tipo de cambio y los bancos dejaron de prestar”, explica.

En 3a Constructora hacemos un análisis de la situación económica actual volátil, sumada a un mercado cambiario inquieto, estamos atentos a ello como parte de nuestra responsabilidad al ser una empresa constructora confiable y sólida.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *